Acabó el taller de Zona Franca

¡Pues sí!

Llega el mes de Junio y se acaban los talleres, como es el caso del que participaba en el distrito de la Zona Franca.

Ha sido un taller lleno de dudas, de energías invertidas, de esfuerzo (por parte de todos), de ilusión y con el fin de cumplir un deseo: despertar consciencias.

Como ya sabreís, la mayoría de personas que viven en esta zona de Barcelona son de etnia gitana, como las chicas que venían al taller. El objetivo principal del mismo era proporcionar herramientas a las chicas encaminar sus carreras profesionales hacia lo que ellas más les gustara, en este caso, el mundo del maquillaje. Por su parte lo único que se les pedía era la asistencia y las ganas de aprender, ya que se realizó el taller por demanda. Las dos últimas semanas del mismo solo asistió 1 de las 9 chicas que se apuntaron, por lo tanto, se decidió cancelar las últimas clases.
Esos días volví a casa algo frustrada, intentando pensar qué podía mejorar para que las chicas tubieran más interés. Pero en realidad se trataba de un factor que se me escapaba de las manos,y casi también de los educadores sociales, Aída y Bernat, que estaban en el taller conmigo y que llevaban a las chicas. Supongo que se podría englobar entre cultura, la influencia y apoyo familiar, pesimismo, sedentarismo, y miedo, o al menos es la conclusión a la que he llegado yo. Tengo un poco de mal sabor de boca después de trabajar con ellas ya que parece que les cuesta, aun que se les den todas las herramientas para salir adelante, tanto en apoyo de los educadores ( que estan encima de ellas SI o SI) como opciones de estudio, más talleres sobre el mundo laboral, excursiones, etc.
Aún así, se concluyó el último día de taller (que fuimos a buscarlas al “culto”, donde ellas van cada día a rezar) con que una de ellas reconoció que no dió el máximo de ella por “prioridades que eran tonterias” palabras textuales. Otra de las chicas vino siempre y realmente le supo mal que terminara el taller (la que más trabajó y aprendió), otra decía que quería “que le cayera un trabajo del cielo y cobrar”, las demás hacían como que escuchaban. O almenos esa fue mi sensación.

Espero y les deseo lo mejor en el camino que elijan y que si algún día deciden ganarse la vida trabajando como maquilladoras, allí estaré para ayudarlas en todo lo que necesiten. Ojalá con este tipo de talleres les ayude a ver, almenos, que pueden elegir el camino que ellas quieran, eso sí, con esfuerzo e ímpetu.

Termino con esta foto, de la visita que hicimos a TVE, donde todas escuchaban las palabras de una de las maquilladoras con más experiencia de allí, donde las animaba a llegar a alcanzar todos sus sueños.

¡Espero no haberos aburrido mucho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s