“Novias de antaño” proyecto fotográfico

¡Buenas!

Hoy os presento una idea, una chispa que me vino a la mente una tarde, trabajando con Gloria, una de mis novias.

Tuve el placer de volver a maquillarla y peinarla  en 2 ocasiones más (y que no sean las últimas).

Su mamá, con todo su amor, le aconsejaba sobre el peinado que debía llevar ese día, como invitada. Y Gloria, seguía en sus trece, de que lo que quería era ese peinado (uno trenzado, todo recogido en un lateral) y, con firmeza, ella me lo indicó.

Su mamá insistía y insistía, y yo sin hacer caso omiso (porqué no me toca meterme en estos temas) yo seguí las directrices de Gloria.

Gloria Andreva núvia (12)

Una se para a pensar de qué manera influyen los demás en nuestras decisiones, y en especial, en un día tan importante como el de nuestra boda. En la elección del vestido (momento clave) es una de las más importantes decisiones.

Normalmente viene mucha gente: mamás, hermanas, amigas… y todas quieren dar su punto de vista. Y a veces, sin darse cuenta, hieren los sentimientos de la novia. Un vestido que  a ella le encantaba, y a l@s demás les parece que no es de su estilo, la novia acaba por descartarlo, influida por la opinión de los demás.

Creo que (mi más respetuosa y sincera opinión)  es dejar que la novia elija el que a ella le guste realmente. Si creemos que no le favorece por la forma del vestido, pero a ella le gusta, pues oye, al fin y al cabo ¿quien lo va a lucir? Todo ello dependerá del grado de confianza que tengamos con ella. Porqué hay muchos tipos de relaciones, sobretodo entre mamás e hijas. Y nunca sabemos qué ha pasado en sus vidas, qué carácter tienen y qué rol llevan entre ellas. Yo me encuentro muchas veces en medio de esta relación, y, como buena profesional, las dejo hacer a cada una sus “quehaceres”.

foto norma 2

 

Muchas veces las mamás tienen la visión de que lo que le va mejor es lo que ellas decidan. Ya que su papel hacia sus hijas siempre ha sido el de darles lo mejor y aconsejarles qué hacer y decidir a lo largo de su educación.

Y toda esta reflexión viene a que: La mamá de Gloria, nos mostraba orgullosa sus fotos de jovencita, y una de ellas era la de su boda. Una foto llena de vida y hermosa.  Y luego, me dije a mi misma: Seguramente, cuando tu llevaste tu vestido de boda, te maquillarías o peinarías a tu manera, y que ahora, probablemente ¡ya no esté de moda!

Así que pensé: ¿qué pasaría si todas las hijas se vistieran con el vestido de sus madres?¿ qué vivirían, qué sentirían?

Y esta es mi idea: Una serie de fotos, a modo de proyecto personal (sin ánimo de lucro), en el que la que quiera, se vista con el vestido de boda de su mamá.  Sea de la época que sea. Como más antiguo, ¡MEJOR!

Mi trabajo será el de adecuar el maquillaje y peinado, a la época del vestido.

Así que desde aquí, ¡OS INVITO A TODAS A PARTICIPAR!

foto norma vestit

Seguro que lo pasaremos bien y nos echaremos unas risas.

Las que querais participar, mandadme un email y lo hablamos.

¡Muchas gracias a tod@s!

¡Feliz martes!

 

Fotografía por: Norma Grau Photolovegraphy

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s